FANDOM


thumb|left|290px|CQC 2007: Sobisch patotero y clientelistathumb|right|290px|Realizado por TVR




Sobisch-Lara-300x206

Sobisch junto a Lara. Candidatos a Gobernador y Vice. Elecciones internas MPN 2011




Dos causas investigan sus decisiones represivas: el asesinato de Carlos Fuentealba y la represión a docentes de Arroyito, por la que irá a juicio el mes próximo. Queda averiguar acerca del millonario endeudamiento que dejó a su paso, el dinero que faltó, los negocios del gobierno con sus amigos o los gastos de campaña que nunca pudo explicar. Mientras eso ocurre, vuelve a la carga con la idea de ser gobernador.

Está claro que estamos hablando de Jorge Sobisch porque el actual gobernador Jorge Sapag no lo denunció al asumir. Dicho por el mismo Sapag el hombre de bigote dejó al irse una deuda a proveedores de 350 millones de pesos y 360 millones de pesos de deudas bancarias y financieras. Como si fuera poco además dejó un faltante del cierre contable del ejercicio de 2007 firmado por el contador de la Contaduría General de la Provincia, Jorge Bonaiutto, quien dice que debían haber quedado fondos de libre disponibilidad por 304 millones pero había en caja sólo 147 millones. Nadie le preguntó a Sobisch dónde están esos 157 millonesfaltantes, ni tampoco los 100 millones de los que se ufanó diciendo que los tenía en reserva en el Banco Provincia de Neuquén. Al mismo tiempo Jorge Omar gastaba para su aventura presidencial: según una investigación del periódico (8300), 54 millones “por debajo de las patas”. Sobisch declaró haber gastado 6.683.094 pesos en su campaña. De todos modos, de acuerdo al resultado obtenido, sus votos fueron los más caros de la historia. Luego de semejante papelón nacional, ni en su casa lo votaron: en Neuquén salió tercero detrás de Cristina Fernández y Lilita Carrió, y ya cuando nada hacía pensar que Sobisch fuera convocado ni para una elección de consorcio -sobre todo luego del crimen de Fuentealba- Sapag lo invitó a su residencia para acordar temas partidarios. No faltó la foto para los medios de lo que sería el comienzo de la sobrevida política del ex gobernador. Las reuniones se sucedieron hasta que en agosto del 2010 Sobisch ganó por elección la presidencia del MPN (Movimiento Popular Neuquino), lo que para el periodista Héctor Mauriño fue en realidad un reparto acordado de poder y un fraude a los afiliados del partido que ese día fueron a votar. Sobre los motivos de este extraño comportamiento de Sapag frente a su aparente enemigo interno, no existe una explicación comprobable. Las hipótesis son tan variadas como posibles. Desde que el actual gobernador tiene temor al ex gobernador, que su profunda religiosidad lo obligó aponerle la otra mejilla, hasta que en realidad pasados negocios en común los hace rehenes mutuos en el presente.

Sólo falta saber por cuánto pierde SobischEditar

El bigote pierde no tanto por mérito de Sapag sino por defectos propios y por la implacable condena social. Si hay algo que el gran bigote de campaña no pudo ocultar fue la condena social. Es tan mala la imagen de Jorge Omar que sus “iluminados” de campañaocultaron en la primera etapa el apellido Sobisch y nunca mostraron una foto del pre candidato en la cartelería callejera. Sí se pudo ver en grandes afiches a hombres y mujeres de bigote felices, saltando por la verde pradera,al mejor estilo propaganda de toallita femenina, bajo la leyenda “Bigotazo”. La única forma de pretender hacer olvidar su tenebroso pasado fuecaricaturizando un bigote que baila sobre un fondo blanco al son de una canción pegajosa que promete que “vuelve la esperanza”. Se sabe que las intervenciones a sus carteles que realizaron docentes, militantes y la colectiva feminista La Revuelta, le molestaron mucho. Las pintadas enrejaban los “marketineros” bigotes y todas las frases escritas hacían referencia a su responsabilidad en el asesinato del maestro Carlos Fuentealba. No quedó gente sin saber que el de bigotes debe, al menos, explicaciones a la justicia. Continuando con el peor discurso que ni siquiera la genuina derecha se anima a sugerir, Sobisch en sus propuestas de gobierno intentó seducir a los policías invitándolos a votar y poniéndose a la par de ellos en el discurso. “Muchos trataron de hacernos parecer asesinos” acusó; para educación propuso sacar a los gremios de las escuelas; en seguridad propuso llenar de policías las calles e instalar más cámaras de vigilancia hasta en el populoso barrio San Lorenzo y en salud propuso abrir centros de salud (sic).Teniendo en cuenta que Sobisch fue quien vació el sistema público de salud de la provincia debe haber querido decir “abriremos más clínicas privadas con mis amigos empresarios”. Ciertamente si fueran elecciones cerradas el resultado sería más parejo. Gran parte de la “militancia” emepenista extraña al MPN del reparto, el clientelismo y el de los negocios con el Estado. Es muy fácil escuchar a los punteros evaluar al dirigente que gobierna con una pregunta: ¿y a vos qué te dio? Es muy probable entonces que Sobisch represente ese partido, en definitiva el que él construyó en los últimos 20 años.

Diputado nacional, intendente o volver a la imprentaEditar

Ya desde el entorno del ex gobernador se maneja la posibilidad de la derrota. En realidad siempre se habría tenido un análisis más cuidadoso sobre los escenarios de la derrota que sobre un eventual triunfo. Se trataría de conseguir la mayor cantidad de votos para negociar lugares de poder en el gobierno. También lograr meter la mayor cantidad de diputados y diputadas en la lista final del MPN que dispute la general. Sobre la suerte del bigote trascendió bien poco. No es difícil imaginar que intente negociar la candidatura a diputado nacional para de paso conseguir fueros. Sin embargo algunos agregan la hipótesis de que Sobisch intente ir por la intendencia de la capital neuquina. Como sea, cualquier hipótesis es un buen negocio para alguien que hasta hace poco era cenizas de un cadáver político. Si se sacan pocos votos no habría caudal electoral por negociar por lo que el ex candidato a presidente va a invertir mucho dinero en transportar votantes el domingo, incluso por la dimensión de la inversión sus íntimos sueñan con el batacazo. Nadie se anima a descartar del todo la idea expresada en unas pintadas recientes que proponen, “Sobisch gobernador, Horacio Quiroga intendente”sugiriendo que el gobernador, en el peor de los casos, podría ir por afuera del partido provincial con el ex intendente de Neuquén, el radical cobista Horacio “Pechi” Quiroga.

El archivo también te condenaEditar

No se borra de la memoria, particularmente del electorado independiente, que en esta elección puede votar, cuando después de reprimir salvajemente a militantes, docentes, obreros y periodistas el 4 de abril del 2007, con el consecuente asesinato de Carlos Fuentealba, Sobisch dijo: “lo volvería a hacer”. Dentro de la larga lista de frases del ex gobernador que lo condenan se recuerda el de la cámara oculta del 2002, cuando intentaba “convencer” a un diputado de la oposición para que votara a sus jueces para el máximo tribunal, le dijo: “Hoy por mi mañana por ti”. Ciertamente sus jueces y la colonización del poder judicial que concretó en sus 2 últimos gobiernos también le permitieron que hoy pueda pretender ser candidato a gobernador. Producto del desparpajo y la impunidad del que todo arregla con plata surgen las frases dichas en medio de la campaña presidencial del 2007, “si damos créditos para los amigos mejor”; “es peor un pelotudo que un corrupto, porque no sabe qué hacer con la necesidad de su pueblo”, y en septiembre del 2007 desde el balcón la soberbia: “Yo no voy a volver a ser gobernador de la provincia, me vaya bien o me vaya mal. Yo ya cumplí una etapa.”

Fuente: Diario http://www.8300.com.ar/2011/02/18/un-increible-historia-de-impunidad-detras-del-bigote/